Brahms y Wagner

Brahms huye a Viena desencantado de los ideales alemanes que fascinaron a Wagner.

«Significa que hay otro camino para la música, como señaló al respecto Schönberg que siempre defendió esta decisión de Brahms; significa que hay otro camino para la historia que no llevaba necesariamente al triunfo de los militaristas prusianos hinchados de germanismo, el camino de la Gran Guerra y lo que le siguió; que había el camino de la dulzura tierna, del sosiego, de la ponderación. Aimez-vous Brahms? Si la respuesta es afirmativa es que quiere un mundo mejor, alejado de las trompetas nacionales que a veces solo anuncia el Apocalipsis. Hay que volver a apostar por el oboe y por el moderato de los violines del tercer movimiento de la tercera sinfonía. Es el buen camino»Brahms_en_Viena--644x644.jpg


José Enrique Ruiz-Domènec 



Buenos Humos



|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar